Ver versión mobile

Esp  | Eng

Renta Fija

Renta fija

Los instrumentos financieros de Renta Fija, también llamados títulos de contenido crediticio, otorgan a su poseedor el derecho a recibir unos pagos periódicos de intereses además del pago del capital al vencimiento de la inversión. Son uno de los vehículos de financiación más importantes a los que pueden acceder ciertas empresas y los Estados mismos, al permitirles captar dinero directamente del público inversionista. Difieren de las acciones porque no otorgan ningún tipo de propiedad o participación en la compañía. 

Estos títulos constituyen para el emisor (la compañía o el Estado) una deuda con el inversionista o tenedor del título, al cual le asegura una tasa de interés preestablecida durante el plazo pactado; por lo tanto, el riesgo de mercado en esta clase de valores es limitado si se mantienen hasta el vencimiento.

El mercado de Renta Fija es ampliamente utilizado a nivel mundial para la financiación de proyectos y gastos de inversión públicos y privados. Gracias a la globalización de los mercados financieros, es posible acceder de manera eficiente a los bonos y a otras herramientas emitidas en diferentes países, ampliándose aún más el portafolio de opciones para escoger entre diversas tasas, plazos, emisores y calificaciones.

Existen varios tipos de títulos de Renta Fija. De acuerdo a quien realice la emisión, los títulos pueden ser:

  • De deuda pública: Cuando el garante es el Estado, como en el caso colombiano de los TES, que son Títulos emitidos por la Tesorería General de la Nación (en pesos, en UVR´s - Unidades de Valor Real Constante) y subastados por el Banco de la República; estos constituyen una fuente importante de financiación para el Gobierno

  • De deuda privada: Cuando el emisor es una entidad privada, como en el caso de las instituciones financieras y las empresas del sector real o de servicios

Por lo general estas emisiones, posteriormente cotizan en los mercados secundarios donde se rigen por la Ley de la Oferta y la Demanda; es decir, que son los compradores y vendedores quienes fijan su precio a partir de ese momento en función de la variación de las tasas de interés y de la situación crediticia o de la credibilidad y solidez de la empresa o del Estado.

Los instrumentos de Renta Fija más negociados en el mercado colombiano son los Certificados de Depósito a Término (CDTs), los bonos emitidos por el Gobierno de Colombia ó Títulos de Tesorería (TES), los bonos de deuda y los papeles comerciales. A su vez, cada uno de los títulos anteriores puede tener un tipo de tasa de interés diferente.

Dichas tasas pueden ser fijas, como en el caso de Bonos, CDTs, aceptaciones bancarias y financieras, papeles comerciales, títulos de tesorería TES y títulos inmobiliarios; o variables en el caso de que se establezca una prima adicional al valor de algún índice como el DTF (Promedio semanal de la tasa de captación de los certificados de depósito a término fijo (CDT’S) a 90 días en el sistema financiero local), el IBR (Índice Bancario de Referencia), el IPC (Índice de Precios al consumidor), entre otros.

El mercado de Renta Fija ofrece a los inversionistas una amplia gama de plazos y emisores que le permiten identificar la opción más adecuada de acuerdo con su perfil de riesgo. Sin embargo, aunque la rentabilidad es conocida desde el momento de la compra del valor, el inversionista continúa sujeto al riesgo de emisor, de liquidez y de mercado en el caso de querer vender sus derechos en el mercado secundario.